viernes, 20 de noviembre de 2009

El Cuarzo en las Villuercas Ibores Jara


Es un mineral compuesto de dióxido de silicio (SiO2). No es susceptible de exfoliación, porque cristaliza en el sistema trigonal (romboédrico). Incoloro en estado puro puede adoptar numerosas tonalidades si lleva impurezas (apocromático). Su dureza es tal que puede rayar los aceros comunes .

Es el mineral más abundante de la corteza terrestre y el componente mayoritario de numerosas rocas magmáticas (como los granitos), metamórficas (cuarcitas y gneis) y sedimentarias (arenas y areniscas). Los cristales más frecuentes son prismáticos, trapezoédricos y bipiramidales. Las maclas más abundantes son las de Brasil y del Delfinado. Con frecuencia se presenta en forma de geodas de gran belleza. También aparece en masas informes, generalmente de aspecto lechoso .

La mayor parte del cuarzo es de origen magmático, aunque también puede formarse a partir de soluciones hidrotermales y en procesos metamórficos.

Algunos microorganismos, como ciertas algas y foraminíferos, poseen un caparazón de SiO2. Los yacimientos de cuarzo están muy difundidos en la corteza terrestre.

El cuarzo bien cristalizado y transparente se utiliza en la fabricación de instrumentos ópticos y electrónicos de precisión. Algunas variedades son apreciadas como piedras preciosas y semipreciosas.
Se emplea como fundente en la industria metalúrgica, en las industrias del vidrio y de la cerámica, como abrasivo, etc.

Podemos encontrar diferentes variedades con características ópticas muy diferentes. Las variedades fenocristalinas se presentan en forma de cristales bien desarrollados, de transparentes a translúcidos. Entre estas variedades podemos encontrar:

Amatista.

Cristal de roca o cuarzo hialino: es incoloro, transparente y nítido, muy utilizado en joyería, bisutería y en la fabricación de instrumentos ópticos.

Cuarzo ahumado: es de color pardo. El morión es una variedad de cuarzo ahumado muy apreciada como piedra fina.

Cuarzo citrino: de color amarillo claro a amarillo dorado.

Jacinto de Compostela: de color rojizo.

Cuarzo rosa.

Cuarzo azul o zafiro cuarzoso.

Ojo de tigre: de color amarillo o pardo.

Ojo de halcón: de color azul.

Ojo de gato: de color gris verdoso.

Calcedonias o variedades criptocristalinas: formadas por cristales microscópicos, generalmente de brillo céreo y de translúcidos a opacos. Dentro de este grupo también podemos encontrar la Ágata.

Ónice u ónix: con estructura zonada de capas claras y oscuras.

Plasma: de color verde debido a inclusiones de clorita y anfíbol.

Prasio: de color verde oscuro.

Sílex: de color grisáceo, muy utilizado desde los tiempos para fabricar instrumentos cortantes debido a su notable dureza y a que su fractura origina bordes muy afilados.

Sardónica o sardónice: de color anaranjado.

Heliotropo: de color verde oscuro con manchas rojas.

Cornalina o carneola: de color rojo intenso y uniforme.

Jaspe: de coloración intensa y variada debida a la presencia de inclusiones.

Ópalo: con la misma composición que el cuarzo, pero carece de estructura cristalina. Es un mineral amorfo.

El cuarzo es uno de los principales minerales que aparece en nuestra comarca ya que en todos los puntos mineros encontramos restos de cristales de cuarzo. Podemos encontrar en Logrosán las mejores muestras de cristales de cuarzo que podemos encontrar en Extremadura.

Etimología: del alemán Quarz.
Cristalización: sistema trigonal (romboédrico).
Densidad: 2,65.
Dureza: 7.
Color: incoloro o con diversas coloraciones.
Brillo: vítreo a graso.
Raya: blanca.

3 comentarios:

  1. El cuarzo de la fotografía es de las Villuercas? buen cristal de roca...

    Angel.

    ResponderEliminar
  2. El de la fotografía exactamente no, pero hay muestras muchísimo mejores, puedes observarlas en el Museo de Logrosán.

    ResponderEliminar
  3. Un comentario a cerca del título: Nuestra comarca se ha llamado siempre Las Villuercas, porque el valle del río Ibor es parte integrante de ella, como el valle del Ruecas, del Almonte, del Guadalupejo, etc...
    El topónimo Los Ibores (en plural), sencillamente no existe, y la Jara es una comarca toledana.
    Una página como ésta debiera respetar el topónimo tradicional, que marca la Historia y la Geología, y no recurrir a los recientemente inventados por nuestros políticos. Gracias por el cambio. Un saludo.

    ResponderEliminar